Mons. Eduardo Castillo Pino

Mons. Eduardo José Castillo Pino

Nacido en Guayaquil el 21 de marzo de 1970, y el mayor de cuatro hermanos, S. E. Mons. Eduardo Castillo Pino transcurrió la mayor parte de su formación sacerdotal en Roma, recibiendo la ordenación sacerdotal en Guayaquil, el 20 de noviembre de 1994, e incardinándose en esa arquidiócesis. Como sacerdote, se desempeñó como secretario del arzobispo de Guayaquil y vicario parroquial de la Catedral (1994-1996); Director de estudios y formador del Seminario Mayor de Guayaquil, y profesor de la Escuela de Teología para Laicos (2001-2008); y Vicario episcopal de la Península de Santa Elena y Párroco (2008-2012). Ha colaborado también en los cursos del Instituto Teológico-pastoral del Ecuador (ITePE).

Doctor en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, de Roma (2000), ha profundizado en las áreas de la patrología y la antigüedad cristiana, así como en la teología contemporánea, la liturgia, y la cultura postmoderna. Profesor de filosofía, teología dogmática y lenguas griega y latina en el Seminario Mayor de de Guayaquil, ha publicado algunos libros y artículos sobre temas teológicos, históricos, catequéticos y sobre la formación sacerdotal.

Episcopado

Nombrado Obispo auxiliar de Portoviejo (con el título de Tarasa de Bizacena) el 14 de marzo de 2012, recibió la ordenación episcopal el 1 de junio en la Catedral de Portoviejo. En la Arquidiócesis de Portoviejo tiene funciones de Vicario General, particularmente para la zona Norte-Manabí, y en la Conferencia Episcopal Ecuatoriana es Presidente de la Comisión episcopal de Ministerios y Vida Consagrada, y fue Presidente de la Subcomisión para la Doctrina de la Fe (2012-2014). Es también Director del “Centro de Ética y Pensamiento Social de la Iglesia Católica” (CEPSIC) (2015). Es además profesor de filosofía y teología en el Seminario Mayor “San Pedro” de Portoviejo.

Tercer Arzobispo de Portoviejo Escudo de Mons. Eduardo Castillo

Monseñor Eduardo José Castillo Pino, nombrado por el Papa Francisco como el tercer arzobispo de Portoviejo, tomará posesión de su cargo este sábado 30 de noviembre, a las 10 de la mañana, en la Iglesia La Merced de la capital manabita.

Previo a la toma de posesión Mons. Eduardo saldrá de la casa Arzobispal, a las 8 de la mañana, con dirección a la puerta principal de la Catedral, donde será recibido por el cabildo catedralicio para darle el saludo de bienvenida.

El Deán, P. Vicente Saltos Briones, le ofrecerá el Crucifijo para que lo bese, y luego le presentará el aspersorio, con agua bendita, con el cual el Obispo se asperjará a sí mismo y a los presentes.

Luego el Obispo abrirá las puertas de la Catedral y se dirigirá a la capilla del Santísimo Sacramento donde hará adoración brevemente de rodillas, mientras tanto se cantará el Te Deum.

Acabada la recepción del nuevo arzobispo en la Catedral, se trasladará en procesión junto al pueblo, hasta la Iglesia de La Merced, donde al llegar besará el suelo y saludará a las autoridades allí presentes. Luego se acercará paternalmente a los sacerdotes. Posteriormente cumplirá una obra de caridad, al visitar un enfermo cerca de la iglesia.

Después de realizada la obra de caridad, se dirigirá hasta el altar, donde se revestirá con los Ornamentos Sagrados, ahí ubicados.

Por último, se trasladará a la sacristía donde se encontrará con los Obispos revestidos para dar inicio a la celebración de la Santa Misa.

Dentro de los ritos iniciales, por pedido del Señor Nuncio Apostólico, Mons. Andrés Carrascosa Coso, el P. Marcelo García, Vicario general de la Arquidiócesis, mostrará al Colegio de consultores las Letras Apostólicas (nombramiento) y dará lectura de las mismas. Inmediatamente, Mons. Eduardo hará, ante toda la asamblea, la profesión de fe solemne y el juramento de fidelidad, concluyendo este momento con la firma del acta de posesión.

Una vez firmada el acta de posesión, el señor Nuncio Apostólico entregará a Mons. Eduardo José, Arzobispo de Portoviejo, el báculo, como signo de su misión de buen pastor y de la labor pastoral que desempeñará en comunión con el Papa y los obispos.

El señor Nuncio Apostólico cederá la sede presidencial al señor Arzobispo, quien seguirá presidiendo la celebración eucarística.

Ya ubicado en su sede, recibirá la manifestación de obediencia y reverencia por parte de miembros del colegio de consultores y vicarios, como representantes del clero; un representante de la vida consagrada y un representante de los fieles laicos de su Arquidiócesis.

Una vez terminados los saludos, el Arzobispo se pondrá de pie e introducirá el himno de alabanza (Gloria), continuando así el rito habitual de la Misa.

Cuadro de la Dolorosa del Colegio
Cuadro de la Dolorosa del ColegioComo una deferencia especial, los Jesuitas del Ecuador expondrán, dentro del templo de La Merced, desde las 8 de la mañana del día sábado, el cuadro original de la Virgen Dolorosa del Colegio, en el cual aconteció el milagro ocurrido el 20 de abril de 1906, hacen 113 años en Quito. La imagen quedará expuesta media hora después de la misa de posesión.